Condado La Villa: Entrevista a Arq. Mauricio Barillas

Condado La Villa ubicado en la zona 14. “Es un proyecto poco convencional que marcó el inicio de los edificios de gran escala. Fue el primero en utilizar instalaciones de gas independiente e incrementar su altura de 11 a 18 pisos”, afirma el arquitecto Mauricio Barillas, de Studio Domus.

El sitio fue originalmente un lote baldío de 5,000 metros cuadrados en medio de una zona en donde se fusionan todos los niveles socioeconómicos, generando una sinergia comercial beneficiosa a toda su comunidad por igual. El edificio se divide en dos grandes masas: la primera, es el pedestal que ocupa la totalidad del terreno que se utiliza para vestíbulo principal y para los estacionamientos de vehículos; y la segunda, la torre de apartamentos con el ciento por ciento de los muros de concreto reforzado. Ambas están unidas por un diafragma masivo llamado losa de transición, la cual transfiere las cargas de los muros de los apartamentos a unas gigantescas vigas.

La solución arquitectónica resultó ser un edificio en forma de H, explica Barillas, lo que generó seis apartamentos por planta de forma escalonada. Los brazos del edificio llegan al 15 piso y la parte central hasta el 17. En las esquinas se ubican los apartamentos medianos que se benefician con 270 grados de vista y ventilación cruzada, compartiendo un solo muro con el vecino, que a la vez divide ambas cocinas.

Además de privacidad y ventilación, los residentes pueden salir a las terrazas verdes en el 2.° piso y el 15. La terraza inferior y más grande está colocada arriba del estacionamiento y a más de cuatro metros de altura de la calle. Se diseñó como una gran plaza con jardines, áreas de estar con bancas de madera, un carril de 250 metros para trotar o caminar ininterrumpidamente, áreas de recreación infantil, un gimnasio y un salón de usos múltiples.

Las terrazas verdes fueron diseñadas para cumplir con tres propósitos sostenibles: minimizar la radiación solar de la losa del piso inferior para refrescar la temperatura interior de sus ambientes, minimizar el reflejo solar y con ello el calentamiento atmosférico, lograr que el agua de lluvia sea recolectada para usarse en el sistema de riego del edificio y se beneficie al ciclo de este líquido en el sector. “La iluminación y ventilación natural de los apartamentos ayudaría a reducir también sus costos de energía mensuales”, comenta Barillas.

El edificio debía ser elaborado bajo el sistema constructivo de muro reforzado, que en un inicio parecía asfixiar la creatividad arquitectónica, ya que todos los ambientes interiores tenían que estar modulados en factores de cinco centímetros, con todos sus muros exteriores e interiores de concreto y, por lo tanto, inalterables a todo lo alto del edificio, luces entre muros no mayores de seis metros, alturas de 2.40 metros de piso a losa, sin posibilidad de cielos falsos, y con todas las esquinas enfatizadas a 90 grados para no encarecer las piezas de unión de la formaleta.

“Lo que se creía podría ser una camisa de fuerza resultó ser usado para lograr la proporción y el orden al diseño del complejo”, resalta el profesional.

Arquitecto Mauricio Barillas, architect-principal & partner, Studio Domus, 5a. Avenida 5-55, Zona 14, Europlaza Torre 2, Oficina 804; teléfono: 2429-9898,
mauricio.barillas@studiodomus.com
info@studiodomus.com
www.studiodomus.com
facebook.com/studiodomus twitter.com/studiodomus

Ubicación